miércoles, 4 de junio de 2014

Mentiras piadosas

Quienes me conocen saben la pasión que siento por el fútbol. Jamás he sido un virtuoso del balón y mi afición a este deporte viene, digámoslo así, por generación espontánea pues en casa de mis padres siempre se han vivido con más intensidad deportes como el baloncesto o el tenis, deporte este último que llegué a practicar con cierta pericia hasta la adolescencia. Como no podía ser de otra manera (de verdad, no hay otra) el sentimiento barcelonista nació en mí casi sin quererlo, como quien aprende la lengua materna. Y como de casta le viene al galgo, el mayor de mis hijos ha heredado de su padre la pasión por el balón redondo y la zamarra blaugrana. Tanto es así, que desde los 6 años juega de forma regular con el equipo de la ciudad donde reside con su madre y cada sábado (o domingo) se enfrenta con sus compañeros a otros clubes de la comarca.
Hace algunas semanas, la suerte del destino quiso que los dos equipos de nuestra vida, el primer equipo del Barça y el Cerdanyola alevín, tuvieran la oportunidad de ganar la liga el mismo día. Se avecinaba un sábado de pasión: mañana con los enanos y tarde en el Camp Nou con los profesionales. Cuando de buena mañana (prácticamente madrugada, diría yo) nos dirigíamos al partido, mi hijo me preguntó "Papá, si hubiera que elegir ¿quién prefierías que ganase la liga, nosotros o el Barça?"  Tras unos segundos de duda, le respondí que, por supuesto,su equipo. En mi fuero interno el remordimiento me carcomía por la mentirijilla piadosa que le acababa de decir al chaval. Lo cierto es que el partido matutino fue una delicia y los verdes (así se conoce al Cerdanyola CF) ganaron el partido con solvencia y, en consecuencia, el título de liga. Pocas veces he visto a mi hijo más contento y emocionado que aquel día. Tras celebrarlo por todo lo alto con sus compañeros y entrenadores volvimos a casa con una sonrisa de oreja a oreja. Ya por la tarde, el Barça perdió la liga en su propio estadio y yo me di cuenta que ,en realidad, aquella mentira piadosa me la había dicho a mí mismo.
PD: desde aquí mi reconocimento a nuestra matriarca ,que se encarga de las 5/7 partes de la familia mientras nosotros recorremos esos campos de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada