lunes, 10 de junio de 2013

Formación médica continuada: apostemos por las TIC´s

Tal y como apuntábamos en nuestro anterior post, la primavera es época abundante en congresos sanitarios. Estos puntos de encuentro sirven para que los profesionales de la salud, en representación de sus centros de trabajo,expongan sus experiencias e investigaciones. También suponen un espacio destinado a la formación, un lugar donde adquirir nuevos conocimientos y actualizar los antiguos. Hasta aquí, nada que no sepamos. Pero, ¿quien financia esta formación? ¿Quien es el responsable de mantener el nivel de nuestros profesionales?
La respuesta a esta pregunta ha cambiado en los últimos años. Hasta hace relativamente poco, los costes derivados de la formación eran mayormente asumidos por la industria farmacéutica. Esto era así hasta tal punto que pocas organizaciones disponían de un presupuesto específico para la formación de sus profesionales. Eran épocas de bonanza donde cada individuo acordaba con la industria la forma de colaboración. Sin entrar a evaluar aspectos éticos (ello daría para uno o varios posts), todas las partes ganaban: la industria ,mediante un acuerdo tácito, se aseguraba la salida de sus productos, el profesional accedía a la formación deseada y las organizaciones contaban con profesionales actualizados con una inversión prácticamente testimonial.
Pero la época de vacas flacas llegó y la crisis martilleó sin piedad tanto al sector sanitario como al farmacéutico. Por un lado, el poder adquisitivo de los profesionales sanitarios fue menguando progresivamente y ,por el otro, la industria se vio obligada a adelgazar los presupuestos destinados a formación de médicos. El panorama actual muestra pues, una industria atada de manos y pies en aspectos de colaboración con profesionales y unas entidades sanitarias económicamente muy castigadas con unos profesionales que deben hacer frente a un desembolso que,lejos de disminuir, aumenta año tras año.
Quizás ha llegado el momento de apostar por nuevos modelos formativos, formas distintas de transmisión del conocimiento a través de nuevos canales. Algunos de estos canales ya existen y se  basan en las nuevas tecnologías permitiendo a profesionales y organizaciones disminuir costes en tiempo, desplazamientos y evitando ataduras comerciales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario