martes, 30 de octubre de 2012

Abuelos al rescate

Tal y como podéis imaginar, nuestra numerosa y heterogénea familia y nuestro trabajo nos obligan a tener una agenda milimetrada. A horarios de entrega y recogida en guarderías y colegios y actividades extraescolares varias, hay que sumar jornadas de consulta y guardias , diurnas y nocturnas, de ambos progenitores. Cualquier imprevisto,por pequeño que sea,puede hacer que todo el plan salte en mil pedazos en pocos segundos. Pues eso es exactamente lo que sucedió el pasado miércoles.
Los miércoles,bautizado como "el día de los padres divorciados", es el día que dedico a ir a recoger  a mi hijo mayor al colegio para luego llevarlo a entrenar con su equipo de fútbol. Guillem vive y estudia a unos 20 quilómetros de Barcelona con lo que,actividades a parte,hay que sumar un par de trayectos en coche de unos treinta minutos en el mejor de los casos. Los miércoles es Gemma quien, una vez finalizada su jornada laboral, recoge a los gemelos en la guardería y se encarga de baños y cenas pues nosotros (Guillem y yo) solemos llegar alrededor de las 20 hs. Hasta aquí todo controlado (o casi) pero, qué sucede si, tal y como aconteció el pasado miércoles, Gemma se ve obligada a prolongar su horario de trabajo? Pues como decía aquel anuncio de televisión....¡Abuelaaaaaaaaa!
Efectivamente, cogí el teléfono y ejecuté "el comodín de la llamada"
- Hola mamá, ¿cómo estás?
- ¡Muy bien! Hoy vamos de cena con unos amigos. ¿Cómo están los niños?
- Están hechos unos gamberretes,ya los viste el domingo. Estoooooo...
- ¿Qué paaaaaaaasa?
- Nada,nada, que Gemma tiene que quedarse trabajando y...
- Bueeeno, no te preocupes, nosotros vamos a buscar a Guillem, lo llevamos a entrenar y luego venimos a casa. Tú encárgate de los gemelos. Por cierto,traeremos nosotros la cena para que vayáis más tranquilos.
- Gracias mamá. Hasta luego. Un beso
Supongo que situaciones como esta las habréis vivido en mayor o menor medida más de una vez en vuestro periplo como padres, pero  a mí, cada vez que se dan, me hacen reflexionar sobre el papel que juegan los abuelos en el equilibrio de muchísimas familias. Y sino, sólo tenéis que preguntar a aquellos amigos que ,por distintos motivos, no pueden disponer de esta impagable ayuda.
Es por ello que esta pequeña historia no pretende entrar a debatir el papel de los abuelos en la educación y crianza de los nietos (quizás más adelante, en otro post) ni caer en el "síndrome del abuelo esclavo" sino simplemente reconocer que sin su figura, todo sería más complicado. Por lo menos en nuestra familia.

Este post está dedicado a los "iaios" Merche y José Antonio y "avis" Mª Àngels y Josep, nuestros abuelos rescatadores.

7 comentarios:

  1. Ay, ¿Qué haríamos sin los abuelos? Yo no suelo tirar mucho de abuelos porque de momento estoy de excedencia cuidando a los mellizos pero cada vez que viene mi suegra a comer me trae comida preparada para una semana, ¡Y no veas como se lo agradezco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario! La verdad es que cuando decidimos ser padres, siempre tuvimos claro que la figura de los abuelos era de "disfrute" y rescate pero en ningún caso de esclavitud. Los martes y miércoles la cena la patrocinan las abuelas je,je.

      Eliminar
  2. Mi día de padre divorciado es el jueves, y en mi caso el desplazamiento es de 70Km de ida y 70Km de vuelta... en los casos en los que no puedo acudir los jueves, suelo hablarlo con mi ex y no hay demasiados problemas para cambiarlo.

    Pero también tengo una casuística especial y es que viajo, así que si estoy en Madrid, Lleida, Mallorca o Lima, son mis padres los que van a buscarlas y se encargan de ellas.

    Si no fuera por ellos, no sé cómo lo haría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comenario, Rafa. Seguro que, a pesar del quilometraje,los jueves son el mejor día de la semana

      Eliminar
  3. Los abuelos... menudo papelón que hacen. Siempre esperando una llamada para acudir al rescate, apareciendo en el momento de crisis para llevarse al mayor a dar una vuelta mientras las pequeñas se quedan con los papis....

    Gran post y gran verdad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario...es muy enriquecedor para nosotros que nos aportéis vuestras vivencias

      Eliminar
  4. Jejeje! Que grandes los abuelos!
    En mi caso tb tengo la suerte de contar con ellos y como se agradece!
    Gael va a la guarde pero si algún día no llego a tiempo a recogerlo, viene genial la ayudita de los yayos! y si es para ir al pediatra más! jejeje, creo que siempre me veis en pack!

    ResponderEliminar