miércoles, 22 de julio de 2015

Jóvenes deportistas o cómo gestionar el talento

Hace ya algunas semanas que terminé de leer un libro que me ha impactado enormemente. Se trata de la biografía del campeón de tenis estadounidense André Agassi. Escrito en primera persona, el libro  relata de forma cruda la vida de un deportista que desde niño se vio sometido a las presiones y exigencias de su padre con el único objetivo de convertirse en el mejor tenista del mundo. Interminables sesiones de entrenamiento frente a un lanzabolas automático construido por su propio padre, convirtieron a una joven promesa de 7 años en un adolescente rebelde primero y en un joven adulto acomplejado después. La historia de Agassi me hizo reflexionar y recordar a numerosos deportistas prodigio que, o bien acabaron abandonando la competición o bien alcanzaron el éxito rodeados de polémica y comportamientos excéntricos. Pero la cuestión es la siguiente, ¿por qué muchas de estas fuerzas de la naturaleza acaban malogrando sus carreras? ¿Cuáles son las razones que convierten a un potencial deportista de élite en un juguete roto? Las respuestas a estas preguntas no son sencillas si bien apreciamos algunos hechos comunes en la vida de estas frustradas estrellas. 

                              

Muchas de estas jóvenes figuras se ven claramente influenciadas por unos progenitores que intentan proyectar en sus vástagos antiguos deseos y aspiraciones. Estos "personajes" se creen con el pleno derecho de manipular sin límites la voluntad de sus hijos con el claro objetivo de fabricar pequeños campeones sin tener en cuenta las partes esenciales del deporte: la formación,la diversión y el entretenimiento.
Sin embargo, no siempre son los padres los responsables de una mala gestión del talento de sus hijos. Oportunistas  los hay en todas partes y la buena fe de algunas familias sucumbe a los cantos de sirena de cazatalentos que prometen un futuro lleno de éxitos previo pago,claro está, de un peaje económico o de una vida hipotecada.
Otras veces, padres cuerdos y representantes honrados topan con jóvenes talentosos que no están dispuestos a sacrificar un estilo de vida acorde con su edad a cambio de un objetivo todavía lejano y siempre incierto. Horas y horas de entreno que contrastan con los hábitos de otros adolescentes coetáneos acostumbrados a repartir su tiempo entre los estudios y el ocio ,suelen acabar quebrando la voluntad del joven deportista que confía a su singular destreza su cada vez menor interés por el esfuerzo.
Finalmente, el destino o la mala suerte pueden cruzarse en el camino de algunas pequeñas figuras. Progenitores respetuosos, managers sensatos y deportistas esforzados pueden ver truncado un prometedor panorama por culpa de alguna lesión o dolencia graves. La gestión de la frustración que para todo el conjunto supone este varapalo es otro de los aspectos que deben tratarse con máxima dedicación y cuidado. 
A colación de lo expuesto,fijémonos si no en algunos deportistas de éxito, de comportamiento ejemplar y admirados por todos, incluso por sus más acérrimos rivales. Roger Federer o Andrés Iniesta son solo algunos ejemplos de figuras a nivel mundial que destacaron desde niños en su disciplina y que disfrutan todavía de una  longeva y exitosa carrera deportiva. Todos ellos tienen en común aspectos que,como hemos comentado, han fallado en pequeños fenómenos que se quedaron a medio camino de la gloria: familia estable y respetuosa, entrenador o manager de confianza, suerte con las lesiones en sus inicios y ,sin excepción, esfuerzo y tesón aplicados a su descomunal talento natural.
Por tanto, podríamos decir que la gestión del talento cuenta con una gran parte de esfuerzo por parte del interesado, un núcleo familiar sólido y con la cabeza bien amueblada y una pizca de suerte. Si alguno de los pilares falla, difícilmente conseguiremos que nuestro pequeños ases culminen con éxito sus carreras.
En el siguente enlace encontaréis un extenso artículo que hace referencia,entre muchos otros,a los factores esgrimidos en el presente post como causas determinantes del éxito deportivo de jóvenes promesas

Otros enlaces de interés