lunes, 20 de mayo de 2013

De congresos y TIC´s

En sanidad, la primavera suele ser época de vorágine "congresil" .Durante esta época del año,cualquier sociedad científica que se precie suele organizar sus encuentros profesionales con el objetivo de dar a conocer los resultados de proyectos, estudios y experiencias realizados en los centros sanitarios de nuestra geografía. Además, los congresos suelen ser ágoras donde los especialistas en formación se foguean presentando sus primeras comunicaciones científicas y establecen sus primeros contactos profesionales (y personales) con sus homónimos de otros lugares.
Recientemente he tenido la suerte de acudir a dos de estos encuentros: la reunión anual de la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas (SEUP) que tuvo lugar en Granada el pasado mes de abril y, hace escasos días, la Reunión de la Sociedad Catalana de Pediatría celebrada en  Vilafranca del Penedés. El primero de ellos me permitió conocer una de las ciudades con más encanto de España además de comprobar como el nivel científico de las unidades de urgencias pediátricas del país crece de forma imparable. La segunda reunión me permite cada año reencontrarme con viejos amigos sin desmerecer la categoría científica del evento. 
En ambas reuniones, especialmente en la segunda, tuvieron especial relevancia las comunicaciones relacionadas con las nuevas tecnologías y cómo estas han cambiado la forma de relacionarnos con nuestros colegas y nuestros pacientes. Y fue precisamente este hecho el que me llevó a reflexionar sobre el formato de este tipo de reuniones.
Han pasado ya bastantes años desde que empecé a asistir a congresos de pediatría y, sin embargo, el formato organizativo de los mismos ha evolucionado muy poco. Conferencias magistrales, mesas redondas, comunicaciones y sesiones de pósters la mayoría con contenido altamente interesante pero poco innovadoras en cuanto a los canales de transmisión del conocimiento se refiere. Parece como mínimo contradictorio el hecho de que podamos comunicarnos en tiempo real con colegas y pacientes del otro extremo del planeta y no seamos capaces de adaptar las nuevas tecnologías a los encuentros profesionales con nuestros colegas. Cambiarlo está en nuestras manos.

lunes, 13 de mayo de 2013

Hábitos:la elección es vuestra

En la consulta del pediatra el tema de los hábitos suele ser motivo de discusión -en el buen sentido de la palabra- entre familia y profesional. Por lo que a mí respecta, suelo ser respetuoso con las decisiones de la familia siempre y cuando estas se ajusten a los parámetros de la ética y no sean perjudiciales para la salud del niño. Siempre he creído que, en su casa, cada uno es libre de vivir a su manera y yo no soy quien para indicar lo contrario. La lactancia materna prolongada, el colecho o la tolerancia a determinadas conductas del niño son hábitos que, pese a no compartir o compartir con matices, respeto siempre y cuando sean decisiones voluntarias.

El problema viene cuando aquella práctica inicialmente placentera y bien tolerada se convierte en un engorro familar. Así pues, cuando el colecho supone una barrera para la vida conyugal o el biberón nocturno ocasiona cansancio y sueño diurno a los progenitores, los padres suelen acudir a nuestra consulta en busca de ayuda para la resolución del entuerto.
Ante esta situación suelo recomendar a las familias mantener una postura firme y decidida, que se marquen una fecha de inicio para la deshabituación. Les animo a que hagan equipo frente a la adversidad, que no desfallezcan en el intento y que no sucumban a las múltiples estrategias de los pequeños,algunas de ellas verdaderamente retorcidas. La mayoría de los padres acata de buena gana mis consejos aunque no compartan al 100% el método pues la necesidad supera con creces a las reticencias que puedan tener. En otras ocasiones, las familias me manifiestan su disconformidad con el método que les propongo mirándome con cara de "esto no pienso hacerlo" y tildándome en ocasiones de "poco sensible". Si bien es cierto que la deshabituación no es un proceso fácil y exige un gran esfuerzo, las familias que finalmente consiguen su objetivo están eternamente agradecidas y lamentan no haber puesto remedio un poco antes.

Os dejo un par de enlaces con dos de las escuelas más seguidas en temas relacionados con los hábitos infantiles