martes, 30 de octubre de 2012

Abuelos al rescate

Tal y como podéis imaginar, nuestra numerosa y heterogénea familia y nuestro trabajo nos obligan a tener una agenda milimetrada. A horarios de entrega y recogida en guarderías y colegios y actividades extraescolares varias, hay que sumar jornadas de consulta y guardias , diurnas y nocturnas, de ambos progenitores. Cualquier imprevisto,por pequeño que sea,puede hacer que todo el plan salte en mil pedazos en pocos segundos. Pues eso es exactamente lo que sucedió el pasado miércoles.
Los miércoles,bautizado como "el día de los padres divorciados", es el día que dedico a ir a recoger  a mi hijo mayor al colegio para luego llevarlo a entrenar con su equipo de fútbol. Guillem vive y estudia a unos 20 quilómetros de Barcelona con lo que,actividades a parte,hay que sumar un par de trayectos en coche de unos treinta minutos en el mejor de los casos. Los miércoles es Gemma quien, una vez finalizada su jornada laboral, recoge a los gemelos en la guardería y se encarga de baños y cenas pues nosotros (Guillem y yo) solemos llegar alrededor de las 20 hs. Hasta aquí todo controlado (o casi) pero, qué sucede si, tal y como aconteció el pasado miércoles, Gemma se ve obligada a prolongar su horario de trabajo? Pues como decía aquel anuncio de televisión....¡Abuelaaaaaaaaa!
Efectivamente, cogí el teléfono y ejecuté "el comodín de la llamada"
- Hola mamá, ¿cómo estás?
- ¡Muy bien! Hoy vamos de cena con unos amigos. ¿Cómo están los niños?
- Están hechos unos gamberretes,ya los viste el domingo. Estoooooo...
- ¿Qué paaaaaaaasa?
- Nada,nada, que Gemma tiene que quedarse trabajando y...
- Bueeeno, no te preocupes, nosotros vamos a buscar a Guillem, lo llevamos a entrenar y luego venimos a casa. Tú encárgate de los gemelos. Por cierto,traeremos nosotros la cena para que vayáis más tranquilos.
- Gracias mamá. Hasta luego. Un beso
Supongo que situaciones como esta las habréis vivido en mayor o menor medida más de una vez en vuestro periplo como padres, pero  a mí, cada vez que se dan, me hacen reflexionar sobre el papel que juegan los abuelos en el equilibrio de muchísimas familias. Y sino, sólo tenéis que preguntar a aquellos amigos que ,por distintos motivos, no pueden disponer de esta impagable ayuda.
Es por ello que esta pequeña historia no pretende entrar a debatir el papel de los abuelos en la educación y crianza de los nietos (quizás más adelante, en otro post) ni caer en el "síndrome del abuelo esclavo" sino simplemente reconocer que sin su figura, todo sería más complicado. Por lo menos en nuestra familia.

Este post está dedicado a los "iaios" Merche y José Antonio y "avis" Mª Àngels y Josep, nuestros abuelos rescatadores.

viernes, 26 de octubre de 2012

"Raising multilingual children"...o educar en más de un idioma‏


La llegada de un hijo conlleva la toma de muchas decisiones. Si el padre y la madre tienen diferentes lenguas nativas (lengua en que fue educado el progenitor desde el nacimiento), a veces deciden hablar al hijo en una sola lengua (la común) o a veces cada uno le habla en su lengua propia. A menudo nos preguntan en la consulta si esto va a conllevar un retraso en la adquisición del habla, ¡y la respuesta es que no! Es positivo y enriquecedor, ¡algún estudio incluso insinúa que los niños resultantes son más inteligentes!
Este tema queda claro cuando los idiomas usados son los propios; por ejemplo: padre inglés que habla inglés a su hijo o madre alemana que habla alemán a su hijo, etc.
Pero, ¿qué pasa cuando la lengua extranjera utilizada NO es la propia?
En nuestro caso, mi marido estudió en una escuela francesa, y a pesar de dominar el francés decidió hablar a los gemelos en catalán. Por mi parte, estudié inglés toda la vida (desde los 10 años) y consolidé este idioma como mi tercera lengua después de vivir en Inglaterra durante 7 años. Decidí hablar a los gemelos exclusivamente en inglés, previo consenso con mi marido (importante...).
Al principio el idioma del bebé es muy simple y habiendo trabajado de pediatra "en inglés" durante tanto tiempo me facilitó el tema. El hecho de ser su cuidadora principal los primeros 14 meses de vida hizo que oyeran a todas horas a su mamá hablar y cantar en inglés.
A medida que los niños van creciendo, su lenguaje y el vocabulario se va ampliando, con lo que se aconseja leerles libros y mirar programas de televisión en el idioma minoritario. En la web www.multilingualchildren.org encontraréis mucha información y consejos prácticos. A mi me ha tranquilizado leer que aunque cometa algún error o la pronunciación no sea perfecta, no pasa nada... ¡los nativos tampoco hablan a la perfección su propio idioma!
En casa, los gemelos entienden perfectamente las explicaciones y las órdenes en catalán y en inglés. A mi me piden "more" y a Ferran le dicen que el Barça marca "gol". A mi me señalan la "nose", el "foot" y la "mouth", y a Ferran lo mismo en catalán.
Por cierto... el abuelo paterno va introduciendo el español en sus frecuentes visitas, ¡o sea que los gemelos van a ser trilingües y sus papás se ahorrarán unos eurillos en academia de idiomas!


martes, 23 de octubre de 2012

Gemelos y pertenencia de grupo


Tal y como os contamos en el post de presentación del blog, nuestra familia no es una familia al uso. Al hecho de que ambos progenitores seamos pediatras, hay que añadir algunas singularidades más. De entre ellas, la más sorprendente es que, el que debía ser nuestro hijo en común, se convirtió de una ecografía a la otra ,en un par de gemelos idénticos que actualmente cuentan con 15 meses de edad.  Sin darnos cuenta, este acontecimiento nos ubicó de forma repentina en el grupo "padres de gemelos".
El sentimiento de pertenencia de grupo no es algo nuevo ni mucho menos. Es más, podríamos afirmar que es tan antiguo como la propia humanidad y que, de forma más o menos intensa y extensa, todos pertenecemos a uno o varios grupos,socialmente hablando. Son muchísimos los ejemplos que encontramos al respecto. Desde asociaciones con estatutos y reglas propios hasta grupos de amigos con aficiones en común. Algunos de estos grupos tienen peculiaridades difíciles de entender por los profanos (pasear al perro a altas horas de la madrugada, conducir motocicletas exclusivas vestido como si al fin del mundo de dirigieras, seguir a tu equipo de fútbol hasta los confines de la tierra...) pero sin duda, puedo afirmar que ningún grupo nos ha generado un sentimiento de pertenencia tan fuerte como el de ser padres de gemelos.
Todo suele empezar el primer día de paseo. Sin saber como, empiezas a ver  familias con cochecitos dobles por todas partes hasta que se produce el primer encuentro. La intensidad y duración del mismo puede ser variable. Desde un simple cruce de miradas adornado con una sonrisa, hasta una animada charla en plena calle donde la familia veterana aconseja a la novel sobre temas tales como la ropa,la escuela o el papel que deben jugar los abuelos. Al principio, te ves un poco sorprendido cuando, a plena luz del día, te asalta algún transeúnte explicándote con orgullo que él o ella "es gemelo" y que la conexión que se establece entre hermanos es casi mágica y de por vida. Con los meses,tú mismo te vas convirtiendo en  un "experto" en gemelos y pasas de aconsejado a "aconsejador" lo cual te confiere de forma definitiva galones de mando dentro del grupo.

Algunos recursos "gemelares"

http://tot-a-lot.com/elblogdelosgemelosymellizos/ser-padre-de-gemelos-o-mellizos-trillizos-o-mas/1358
http://www.aepap.org/familia/gemelos.htm
http://www.gemelos.info/
http://lainvasiontwin.blogspot.com.es/

domingo, 21 de octubre de 2012

Aterrizaje blogosférico

¡Hola!

Llegó el día. Después de darle muchas vueltas, y coincidiendo con el éxito de la "Primera jornada  pediaTIC" , hoy ve la luz el primer post del blog "Con 7 basta".
Y de dónde nace "Con 7 basta",os preguntaréis. Muy sencillo, de la combinación de 3 elementos: familia numerosa, progenitores pediatras y de la vena periodística frustrada de uno ellos.
Basado en nuestra experiencia como padres y pediatras, este espacio pretende aportar información de los ámbitos familiar y profesional,información que pueda ser de ayuda a aquellas personas que forman parte de alguna de estas esferas (!o las dos!)
Estas líneas también tienen como objeto ser un lugar de interacción con los pacientes que tendrán puntual información de aquellas actividades directamente relacionadas con el desempeño de nuestra actividad profesional (calendario de guardias, horarios de visita, información de incidencias...)
Finalmente, agradecer (esperamos no tener que acabar maldiciendo jeje) a nuestra fuente de inspiración "dospuntocérica", nuestra buena amiga Amalia ,
la mama pediatra ,y los sabios consejos de Rafa Pardo y Laura Diéguez que han ayudado a disipar nuestras escasas dudas a la hora de abrir este blog.

¡Bienvenidos a nuestra (repleta y pediátrica) casa!